Asesoramiento VS comercialización

La mayor  accesibilidad por parte de los clientes a las nuevas fuentes de información que nos ofrece internet hace que los clientes de Seguros tengan mayores oportunidades de búsqueda de nuevos productos que pueden determinar cambios en sus compañías para asegurarse   mejores precios en sus pólizas, esto hace que el mercado que ocupan los corredores de seguros vaya menguando de manera sustancial. El asesoramiento en otro tipo de productos puede ser una salida viable a sus pérdidas de clientes en el sector.

asesoramiento_financiero

Asesorar no es comercializar

Como les he comentado en algunas ocasiones, esta cuestión tiene algunos peligros que merecen ser expuestos:

  • ¿Está todo el mundo del sector preparado para ofrecer otro tipo de productos diferentes a los del sector seguros?
  • ¿Se dispone de bastante formación financiera?
  • ¿Es lo mismo asesorar en seguros que asesorar en otro tipo de activos?
  • ¿La fiabilidad que el cliente necesita para poder obtener rentabilidades-riesgos, se la puede ofrecer cualquier mediador de seguros sin formación previa?

Debido a la sensibilización de los clientes por los acontecimientos de los últimos años el asesoramiento financiero se encuentra en un buen momento, pero el mismo debe de ir acompañado siempre de una formación necesaria y suficiente que garantice que el cliente se va a sentir satisfecho con la misma.

El patrimonio y el futuro financiero del cliente no puede verse mermado por una falta de conocimientos del asesor financiero. Es posible el cambio de sector pero con condicionantes. Nadie se plantearía ninguna duda si un vendedor de coches sería capaz de vender furgonetas, pero sí que hay que hacer una reflexión profunda de si todo el mundo está preparado lo suficiente como para asesorar en gestión de patrimonios o en gestión de activos financieros.

Las oportunidades del sector de asesoramiento son amplias y con un futuro prometedor, simplemente tenemos que hacerlo bien y hacerlo bien significa tener la formación necesaria para no inducir a equívocos que a veces suponen una merma en el patrimonio de nuestros clientes.

A. Giménez (Profesor del Máster en Asesoramiento Financiero y Seguros)