CÓMO HACKEAR LA INDUSTRIA DE LA INVERSIÓN

¿Para cuándo una industria de la inversión que garantice ahorros por encima de un mínimo “razonable”… por el ejemplo: la inflación?

Si el título es llamativo, más lo son las consecuencias directas de aplicar la propuesta que nos lanza Marcos Pérez. Imagínate: poder llevar tus ahorros a una entidad financiera y saber que, por lo menos, éstos van a mantener su poder adquisitivo a lo largo de los años. Para los “no doctos” en la materia, esto podría ser una obviedad… pero lo cierto es que encontrar productos de inversión que ofrezcan un objetivo de rentabilidad a un nivel superior al 0% bruto, no es en absoluto común. Desde luego, sería un avance para los ahorradores.

Pero, ¡¡imagínate para la industria de inversión, para el primero que implemente un sistema que permita esta garantía!! Para el primero que pueda ofrecer un “seguro de rentabilidad” del dinero recibido para ser invertido. En definitiva, para el primero que simplemente garantice que va a hacer bien su trabajo.

Así, a primera vista puede parecer una “idea muy loca”. Pero parémonos a pensar un poco y comparemos con cualquier otro servicio que consumimos en nuestro día a día: la reparación de un coche o un electrodoméstico, salir a cenar a un restaurante o la compra de una casa nueva. Todo implica algún tipo de garantía: si la pieza que te han cambiado en el motor del coche no funciona, te la cambian sin coste adicional; si te intoxicas tras comer mayonesa en malas condiciones, el restaurante tiene una responsabilidad que afrontar o si la casa que te has comprado tiene defectos de construcción, la constructora tiene que corregirlos. Entonces ¿por qué la industria de la inversión no tiene responsabilidades por hacerte perder tus ahorros? Reconozco que esta reflexión es algo radical, pero no por ello, debemos dejar de hacérnosla.

La duda que queda por resolver es: ¿es posible garantizar una rentabilidad igual a la inflación y que suponga un ganar-ganar para todos los implicados? La categórica respuesta es sí: es posible. Además, es algo que ya existe para grandes clientes y patrimonios (http://www.private.ag/media/docs/private/2006/01/en/constant_proportion_en.pdf). Por tanto, si es posible para pocas personas que aportan mucho capital… también ha de ser posible para muchas personas que aporten el mismo capital agregado. El cómo y su coste… ya es algo que habría que analizar con más profundidad. En las próximas entradas que Marcos Pérez irá haciendo en su blog, espero que vaya desgranando las razones del porqué esta realidad es factible y cuáles serían las claves para su logro.

Para acabar, es posible que os estéis preguntando ¿si es posible, porqué nadie lo ha comercializado a pequeños inversores hasta ahora? Pues otra vez, la respuesta es categórica: porque a la industria de la inversión todavía no le ha interesado. Históricamente les ha sido más rentable obtener sus ingresos a través de comisiones que no les exigen ninguna responsabilidad. Claro que… ¿por qué iba a cambiar en el futuro? Cierto. ¡¡Ahí me habéis cogido!!

No hay nada en el futuro que haga predecir que esta realidad vaya a cambiar ya que continuará siendo mucho mejor ingresar por comisiones sin responsabilidad que a través de medios que les obliguen a lograr unas rentabilidades mínimas satisfactorias para las dos partes: entidad de inversión y cliente. ¿O sí que hay algo? Dos palabras: Google, Apple.

Un saludo

David Pla Santamaria (Director académico del Máster en Asesoramiento Financiero y de Seguros de la UPV)

Video TEDxAlcoi: CÓMO HACKEAR LA INDUSTRIA DE LA INVERSIÓN. La estrategia del botijo

Clip de prensa: Boletín semanal