Los límites de la rentabilidad

¿Os han pedido consejo alguna vez sobre un “robot de trading” u otra estrategia que ofrece rentabilidades del 30% mensual?.

límites_realidad

¡Hola! No estoy seguro de cómo has llegado a este sitio o quién te lo ha recomendado… pero si prestas atención y escuchas bien, te voy a ofrecer algo GRATIS que cambiará tu vida. Bla… bla… bla… continua así un poco más y posteriormente, te ofrecen una rentabilidad del 77% en… ¡¡¡60 segundos!!!

¿Habéis caído alguna vez en esa página? Ese “¡Hola! No estoy seguro de cómo has llegado a este sitio…” ¿te ha sorprendido alguna vez, mientras buscabas alguna cosa online? ¿Cómo se te queda la cara ante la promesa de una rentabilidad del 77% en 1 minuto? ¿Cuál sería la TAE (tasa anual equivalente) de esa rentabilidad, para poder compararla con otra inversión alternativa?

Vamos a ir por partes, respondiendo a algunas de estas preguntas.

Lo primero, si la frase no os suena, podéis ver el vídeo al que hago referencia aquí: https://www.youtube.com/watch?v=pO0dVaYrkP0

La rentabilidad es un concepto claro, prístino y cristalino. Todo el mundo lo comprende y más o menos sabe calcularlo. ¿Todos? Pues sorprendentemente ¡NO! Resulta que Bill Gates y Microsoft, no saben. He introducido en Excel la fórmula para que me calculara la TAE de la rentabilidad que promete el vídeo y… ¡sorpresa! NO la puede calcular. Simplemente: el resultado es un número tan grande que ni siquiera una hoja de cálculo es capaz de computarlo. Por si te resulta de interés, la fórmula sería:

formula

 

 

dónde:

i = TAE (tasa anual equivalente).

i(m) = rentabilidad en un minuto.

m = número de minutos en un año (relaciona ambos periodos)

Sustituyendo tendríamos:

i = ((1.77)2190)-1

Introducidla en Excel, sería así: =((1.77)^2190)-1  y veréis qué ocurre.

El artículo que os recomendamos esta semana, plantea una reflexión sobria y acertada sobre los límites de la rentabilidad que un inversor puede esperar obtener de sus inversiones financieras. Razona cuál sería el límite tanto en el caso de posicionarse en una cartera de activos y dejarlos evolucionar (gestión pasiva) como en el caso de ir comprando y vendiendo según diferentes estrategias para aprovechar todas las ineficiencias de los mercados (gestión activa).

Lo más relevante del artículo, queda expresado en este texto: “Ser conscientes de estos límites naturales [de la rentabilidad] –aunque sean aproximados y discutibles–, tiene una gran utilidad práctica a la hora de discriminar en qué productos o estrategias invertir. Nos orientan lo suficiente como para poder cultivar ese sentido común tan necesario y valorado por el inversor sobrio, que implica poder descartar fraudes y/o espejismos de rentabilidades imposibles”.

Espero que os resulte de utilidad.

David Pla (Director académico del Máster en Asesoramiento Financiero y Seguros)

Artículo: Los límites de la rentabilidad

Clip de prensa: Boletín semanal