MIFID II: Fondos ¿Qué cambios?

Este artículo titulado “Fondos: ¿qué cambia con MiFID II desde hoy?”, bien podría llamarse “El lobo ya está aquí”. Después de años y años escuchando voces desde Europa que decían que el lobo venía, hoy, sí hoy, por fin, el lobo ha llegado. Ahora bien, el lobo quizá no sea tan lobo como lo pintaban, o por lo menos por el momento.

Hoy es el día en el que por fin, se implanta la MiFID 2, aunque sea de forma parcial todavía, lo cual va a afectar de manera importante a como las entidades financieras, las bancas privadas y los asesores financieros van a tener que comercializar los Fondos de Inversión entre sus clientes.

Quizá, las 2 cosas más importantes y que más van a marcar el sector en los próximos tiempos podemos decir que serán que tendrán más difícil cobrar incentivos por la venta de fondos y tendrán que aumentar la oferta a sus clientes de fondos de otras gestoras, lo que conducirá a un cambio en el modelo de distribución.

En este momento, buena parte de las entidades financieras españolas, comercializan prácticamente en exclusiva los fondos que son elaborados y gestionados por sus propias Gestoras (o pertenecientes a sus grupos financieros), lo cual reduce de forma significativa la oferta que recibe el consumidor final, el cliente. Hasta este momento, esto era así, debido a que las retrocesiones (comisiones) que recibían las entidades eran superiores en estos casos.

Evidentemente, MiFID II tiene una mayor profundidad que esto, como pueden ser los cambios o mejoras introducidas en lo referente al Test de Idoneidad, la mejora en la cantidad y calidad de información que se debe entregar al inversor, y la diferenciación entre los servicios de sólo ejecución y Asesoramiento, que se espera redunden en una mejor atención de las necesidades de los clientes.

Esperemos que la implantación de la nueva normativa MiFID II, aporte la estabilidad y confianza en el sistema que tan necesaria es.

Iván Gutiérrez (Profesor del Máster en Asesoramiento Financiero y Seguros de la UPV)

ArtículoFondos: ¿qué cambia con MIFID II?