Pensiones ligadas al IPC ¿Cuáles son los inconvenientes?

En la Unión Europea son cuatro los países que ligan las pensiones al IPC: Francia, Italia, Austria y Hungría. Por el contrario, en Dinamarca, Holanda, Reino Unido, Suecia y Noruega se regulan acorde a los salarios. ¿Cuál es el mejor sistema?

La mayoría de los países de la Unión Europea, 17 de los 28 miembros, utilizan fórmulas mixtas que contemplan también otros indicadores o variables. Ligar las pensiones a la subida del IPC persigue el objetivo de mantener el poder adquisitivo de la gente mayor. Pese a ello, es criticado por algunos economistas por no considerarse el método más eficaz, a la vez que desde Bruselas se cuestiona el sistema de cálculo de las pensiones en base al IPC.

¿Qué problemas plantea indexar las pensiones a los precios?
En los países desarrollados la esperanza de vida sigue creciendo cada década. En consecuencia, el tiempo que se paga a los pensionistas aumenta significativamente. Al mismo tiempo, el coste acumulado en una población donde cada vez hay más personas mayores es difícilmente sostenible en una economía con poca población en etapa productiva.

Por tanto, debido al incremento en el gasto público que este sistema supone, a medio y largo plazo es muy complicado abastecer el sistema de pensiones sin recurrir a otras partidas presupuestarias. También hay que tener en cuenta que si un año el IPC fuera negativo, tal y como ha sucedido en dos ocasiones en la última década en España, los pensionistas verían reducidas sus pensiones, lo cual tampoco sería bien recibido.

Por último, las necesidades de compra de una persona mayor son muy diferentes a las de una familia. Esto hace pensar que quizás el IPC no sea el índice adecuado para basar las pensiones. El cálculo de las pensiones en base al IPC presenta algunas dificultades sobre las que es necesario reflexionar para encontrar las soluciones estables a largo plazo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.