La hipoteca inversa empieza con fuerza su andadura en nuestro país

España ha sido tradicionalmente un país de propietarios inmobiliarios, todo el mundo aspiraba y casi todos conseguían tener en propiedad su vivienda habitual y, si era posible, una segunda residencia, también en propiedad, en el campo o en la playa.

Esto provocó que el mercado inmobiliario de alquiler no tuviera un gran peso hasta hace unos pocos años en que ha registrado un crecimiento exponencial ante la imposibilidad para las nuevas generaciones a acceder a la propiedad por los precios de las viviendas, la precariedad laboral y las exigencias de las entidades financieras a la hora de conceder hipotecas, sobre todo tras la crisis financiera de 2008.

Aparte de las hipotecas tradicionales, sean a tipo de interés fijo, variable o mixto, existe un tipo de hipoteca llamada inversa aún bastante desconocida para el público y con una escasa oferta, solo se contratan unas cien cada año, pero que ahora empieza a abrirse camino con un gran potencial de crecimiento si nos fijamos en los países de nuestro entorno y en el aumento del envejecimiento de la población española.

La hipoteca inversa es un préstamo pensado para el colectivo de jubilados, como hemos dicho el 90% tienen su vivienda en propiedad y sin cargas, como forma de complementar su pensión de jubilación para mantener su nivel de ingresos.

Este producto financiero busca que este numeroso colectivo pueda obtener liquidez, mediante un pago único o con una renta mensual vitalicia, gracias a la garantía de su vivienda, manteniendo la propiedad y el derecho de uso hasta su fallecimiento.

Las entidades entregan entre el 30% y el 50% del valor de tasación de la casa, por lo que, salvo que la propiedad tengo un valor importante, los importes entregados solo representarán un pequeño complemento mensual a la jubilación.

Cuando se produce el fallecimiento, si la deuda que se hubiera generado es asumida por los herederos, retienen la propiedad y si no la aceptan, renuncian al inmueble.

Los intereses de los importes dispuestos de las hipotecas inversas son más altos que los de las tradicionales, con un 5% de media. Por contra, no hay que demostrar unos ingresos mínimos y las rentas obtenidas no tributan en el IRPF al considerarse disposiciones de un crédito.

No hay que confundir este producto con otros como la “vivienda inversa” o la “nuda propiedad” en los que se produce un traspaso de la propiedad de la vivienda, manteniendo el uso del inmueble bajo las figuras del arrendamiento o usufructo.

Por último, indicar que la ley obliga a que en el proceso intervenga un asesor financiero independiente para proteger al consumidor, que explique de forma transparente las ventajas e inconvenientes de este producto financiero.

 

 

Formación acreditada por la CNMV y EFPA
Asesor Financiero (MiFID II)
Agente Financiero (MiFID II)
Asistente Financiero (MiFID II)

Formación Acreditada por el Banco de España
Asesor Financiero en Crédito Hipotecario (LCCI)
Informador Financiero en Crédito Hipotecario (LCCI)

Actualización de Conocimientos
Actualización de Conocimientos en Asesoría Financiera (MiFID II)
Actualización de Conocimientos en Crédito Inmobiliario (LCCI)

Leave a Comment

Your email address will not be published.